martes, 27 de diciembre de 2011

NUESTROS HIJOS Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS


miércoles, 13 de abril de 2011

Miren cómo se aman: seis herramientas para fomentar la unidad familiar

Carolina Garza de López | carolina.garza@gmail.com
      Hace varios años, conversando con un político, él me confesó que lo que más temía de la política era perder a su familia: “Muchos de mis amigos que se han metido a la política se han divorciado, por eso lo que yo más cuido siempre es a mi familia”, me dijo hace años.

       Cuando leí en el periódico la declaración de Marcelo Ebrard, gobernador de la Ciudad de México, “hemos decidido romper nuestro vínculo matrimonial sin reproches ni agravios”, no puede evitar recordar aquellas palabras.

jueves, 31 de marzo de 2011

BEBES GEMELOS CONVERSANDO

video

LA FAMILIA ESCUELA DE VIRTUDES


Diputada Lubertino: pretende manipular mujeres y lo publica en Twitter


El mensaje estaba dirigido a un colaborador para pedirle que adoctrine a dos madres que luchan para que la Argentina cuente con una ley de “muerte digna” (EUTANASIA) para enfermos terminales.
El papelón fue, para colmo, con un tema sumamente delicado. Dos madres se habían presentado ante la comisión de Salud de la Legislatura porteña para hablar del proyecto de ley de “muerte digna” que presentó la diputada María José Lubertino (@lubertino), quien metió mal el dedo y envió a todos el mensaje en Twitter que sólo era para un colaborador suyo.

sábado, 26 de mayo de 2007

Sobreponerse a la adversidad
Alfonso Aguiló
La adversidad y el dolor se presentan en la vida de todos. Es una realidad sencilla y patente ante la que caben reacciones muy diversas.

Unos se crispan, maldicen y patalean. Otros se refugian en la melancolía, pero la melancolía es como una mano engañosa que se tiende hacia nosotros y que nunca logramos alcanzar: es pasajera, volátil, fugitiva.

La adversidad y el dolor no deben verse como cosas tan terribles. La mayoría de los pensadores que han afrontado seriamente el problema dicen que con ellos viene una enseñanza siempre útil para nuestra vida; que cuando se saben recibir pueden transformarse en algo positivo. Los golpes de la adversidad son amargos, pero nunca estériles.

En la educación familiar, los padres deben dar ejemplo de serenidad frente a los reveses de la vida, de mantener la alegría, de esos valores que se manifiestan cuando, frente a un golpe de destino, nos sabemos conformar. En la adversidad suele descubrirse al genio, en la prosperidad se oculta, afirmaba Horacio.

La alegría es una muestra de que va bien todo el entramado de virtudes de una persona. Es como un síntoma claro de que una vida está bien construida, que posee resortes —como decía Cervantes— para echar las penas fuera del alma y ser feliz.

El dolor y la adversidad constituyen todo un espectro de contrastes en las personas. Unos, con muy poco, se desesperan. Otros, con mucho más, se crecen. El problema no está en que esas adversidades o esos dolores sean muchos o pocos, sino en la riqueza espiritual de las personas que los sufren, en su categoría personal y en el modo en que los asumen. Por eso ha llegado a decirse que la valía de las personas suele ir en función inversa a las facilidades que han tenido en sus vidas.