martes, 27 de febrero de 2007

LA EUTANASIA: ES MÁS BARATO MATAR.
Padre Guillermo Arias, S.J.

Hace unas semanas El País lanzaba en exclusiva un reportaje sobre el suicidio asistido de Madeleine, una enferma de 44 años con esclerosis lateral amiotrófica. Acompañaba el reportaje una sañuda andanada a favor de la legalización de la ''eutanasia''. Le pongo comillas porque se suele traducir --mentirosamente-- por muerte bondadosa.

Aquí no hay demasiada campaña montada en estos momentos, pero sucede a diario. Me refiero a tanto enfermo que es finiquitado ''bondadosamente'' por la empresa de hospicio con la que contrató la persona misma o sus familiares.

Me lo comentan ustedes tantas veces, lo he presenciado yo mismo, aturdido: los despachan con la excusa de paliar su dolor, les atiborran de morfina, sabiendo sobradamente que deprime el sistema respiratorio y apresurará el paro cardíaco.

Con pretextos semejantes se les desnutre, bajo alegación de que no hay que emplear medios artificiales de alimentarles. Con alegatos de ayudarles a enfrentar sus crisis, se les droga y adormece tan discreta como sistemáticamente, para que no se den mucha cuenta de la faena que les hacen.

No siempre sucede, no todas las empresas que brindan servicios de hospicio son así, algunas son ejemplares, pero cualquier pastor, cura o profesional de la salud medianamente aguzado confesará que acaece a diario. Y es que a pesar de todos los discursos a favor de morir con dignidad, lo que pasa es que ya no valoramos como sagrada la vida humana.

Morir, en sí mismo, no es digno o indigno. Pero una vez que la eutanasia se convierte en un “derecho”, caen por tierra todos las motivaciones para que no sea --a la vez-- un “deber” que cualquiera puede imponernos. Aquí interprétese los médicos, las enfermeras, la parentela o el Estado.

En una sociedad tan hedonista como la nuestra, sufrir es una alternativa inaceptable. No sabemos morir, porque apenas si sabemos vivir. A partir de cierta edad, la vida misma nos ofrece incontables oportunidades de aprender a morir que rechazamos irremisiblemente. Me refiero a todo ese cúmulo de enfermedades, contradicciones, decepciones y renuncias que forman parte de nuestra contingencia e indigencia. Si no hay aceptación, no puede darse tampoco ese aprendizaje formativo que nos fortalece espiritualmente; y no nos queda más opción que la desesperación y el cinismo.

Dado que en esa disyuntiva nos encontramos todos, dichosos a quienes les llega el tiempo de partir con ganas de vivir propias y compartidas. Porque hoy no basta tenerlas propias. Hace falta que los tuyos no te fallen, que no se cansen pronto de verte luchar y sufrir y decidan facilitarte el desenlace. Vivir, siempre cuesta. ¡Y mucho! Matar resulta más económico.

Título fuerte, casi cruel el de esta columna, pero que apunta al corazón del problema. La única alternativa real a la muerte, al suicidio pedido o inducido es el amor del paciente y los suyos a la vida, como don sagrado. Bajo la justificación de que el dolor del paciente es insoportable se esconde tantas veces la incapacidad de los ''sanos'' de acompañar a quienes alegadamente quieren tanto.
El enfermo que se siente rodeado por la presencia cálida, amorosa, leal y cristiana de los suyos no cae en la depresión y angustia de quienes al arredrar el sufrimiento, ven cómo poco a pocos los abandonan, los entregan al verdugo.

Pero, de nuevo, vivir y amar cuesta bastante más de lo que está dispuesto a pagar un creciente número de seres, no tan humanos.

El Padre Arias es profesor en el seminario de Saint Vincent de Paul en Boynton Beach. Este artículo fue publicado en El Nuevo Herald, el 6 de febrero del 2007 y se ha sido reproducido con la autorización del Padre Arias.

Invitamos al lector a visitar, en el portal de VHI, http://www.vidahumana.org/, las siguientes secciones relacionadas con este artículo:

“Eutanasia”: http://www.vidahumana.org/vidafam/eutanasia/eutanasia_index.html.

“Mensajes para los que sufren”: http://www.vidahumana.org/pensad/sufren_index.html.
LLANTO POR LOS NIÑOS QUE SON ABORTADOS POR CULPA DE LA ONU.
Josefa Ramo Garlito

La prestigiosa organización española Hazte Oír (haztoir.org), que se dedica a la defensa y promoción de los auténticos derechos humanos fundamentales y civiles, ha actualizado su previo y excelente informe que documenta las presiones de la ONU y otros organismos internacionales sobre Hispanoamérica, para extender por allí el aborto legalizado.
¿Tanto les molestarán a estos organismos los niños, pues manifiestan gran interés en echarlos de la mesa de los vivos? ¿No hay bastante con la muerte de tantos niñitos africanos de barriguita hinchada a fuerza de no comer, mientras los defensores de la muerte viven en la opulencia?
Las encuestas hablan de más de un 86,6% de la población colombiana contraria al aborto, y del 97% en el Brasil. Pese a ello, Lula da Silva negocia con la ONU la muerte de bebitos, y lo mismo se empeñan una y otra vez en Colombia. A Perú ha llegadoMónica Roa, abogada de la muerte, a convencer en el Congreso de Ginecología, tras ganar su batalla proaborto en Colombia. Y piensa hacer lo mismo en Argentina y Nicaragua.
Los países ricos ofrecen dinero a los pobres para que maten a sus niños no nacidos, y es condición sin la cual no habrá ayudas del Fondo Monetario Internacional. Los gobiernos han de someter al pueblo a sus planes de "salud reproductiva" y "derechos sexuales", cuya envoltura lingüística esconde la más asquerosa corrupción: la matanza de los más inocentes.
No sé qué gusano corruptor capaz de congelar las entrañas del amor y de la compasión, se ha introducido en las conciencias de unos pocos, como lo hiciera en Centro Europa en los años cuarenta.
¿Hemos caído en la cuenta de lo que el aborto es y significa? Es la negación de la vida de quien acaba de comenzarla; es abocar a los pueblos a la vejez y a la ruina social y económica; es el maltrato más cobarde y vil que pensarse pueda; la mayor salvajada,friamente calculada. El aborto es la conversión del hombre civilizado en fiera, exponente de la degradación a que es capaz de llegar el ser humano repleto de egoísmo o ciego por ideologías devastadoras de la humanidad.
Con fe religiosa o sin ella, un hombre recto jamás defendería el aborto. Juzgamos a los nazis y con razón, pero nosotros no somos mejores que ellos. Hemos perdido nuestra capacidad de impresionarnos, nos hemos convertido en unos cobardes. Cuanto más hablamos de ética, más viles nos hacemos.
He llorado por esos niños, niños desdichados que me rompen el alma. ¿Y Dios? Seguro que sus lágrimas no se secan. Y no lo olvidemos: Él es justo y no reparte bombones a malvados y desagradecidos.
Josefa Romo Garlito (pepirromo@yahoo.es) dirige una filial de la organización provida Evangelium Vitae en España.
Invitamos al lector a visitar, en el portal de VHI, http://www.vidahumana.org, las siguientes secciones relacionadas con este artículo:
EEUU: LA IPPF ATACA EL DERECHO DE CONCIENCIA DE LOS FARMACEUTAS.
Adolfo J. Castañeda
Director de Programas Educativos de VHI

Planned Parenthood (Paternidad Planificada) es la asociación miembro en EEUU de la abortista Federación Internacional de Planificación de la Familia/Región del Hemisferio Occidental (IPPF/RHO) [1]. Paternidad Planificada tiene unos 800 centros en toda la nación, donde se practican en total unos 250 mil abortos quirúrgicos por año. Además, Paternidad Planificada vende muchos anticonceptivos abortivos, como la píldora “del día siguiente” (PDS). Este negocio del aborto y los fondos públicos y privados que recibe, le reportan a Paternidad Planificada ingresos millonarios. Por ejemplo, durante el año fiscal 2004-2005, sus ingresos fueron de $882 millones [2].
Lógicamente, Paternidad Planificada no quiere que su negocio del aborto en todas sus formas se vea reducido en lo más mínimo. Es por ello que la ha emprendido contra el derecho a la objeción de conciencia de los farmaceutas provida. Recientemente, esta malévola organización “ha estado cabildeando ante la junta directiva de la industria farmacéutica del Estado de Washington, para modificar la cláusula de conciencia que permite a los farmaceutas negarse a dispensar fármacos controversiales, como la PDS” [3]. Para justificar su postura antivida y antidemocrática, el grupo abortista ha dicho que su deseo es impedir que los farmaceutas “vayan a intimidar o acosar a una paciente” [3].
Karen Bauer, presidente de Pharmacists for Life International (Internacional de Farmaceutas Provida, http://www.pfli.org), ha declarado que el ataque de Paternidad Planificada al derecho a la objeción de conciencia, incluiría a los farmaceutas que informan a los clientes que la PDS, también conocida en EEUU como “Plan B”, a veces puede causar un aborto temprano y que, por consiguiente, no la van a dispensar por motivos morales. “El propósito de estos reglamentos [que propone Paternidad Planificada]”, dijo la experta provida, “es hacerles imposible a los farmaceutas el negarse a dispensar este fármaco o cualquier otro, que podría ser utilizado para matar a seres humanos en sus etapas más tempranas de desarrollo” [3].
Bauer también dijo que arrebatar el derecho a la objeción de conciencia colocaría a todos los farmaceutas en un posición muy difícil. “Convierte a toda la práctica farmacológica en algo insostenible. Les quita a los farmaceutas su capacidad de ayudar a los pacientes a obtener una adecuada terapia farmacológica” [3].
Por supuesto, todo farmaceuta verdaderamente provida debe negarse siempre a dispensar todo tipo de anticoncetivo, especialmente si es abortivo, así como a remitir a otros que los dispensan. Pero lo que dice la Dra. Bauer es cierto, en el sentido de que si los aberrantes reglamentos que propone la IPPF de EEUU son aprobados, los farmaceutas provida podrían perder sus empleos y hasta sus licencias.
Estos intentos draconianos de Paternidad Planificada no deben sorprender a nadie. Más aún, deben preocupar profundamente a las personas en América Latina que respetan la vida. La IPPF, a la cual Paternidad Planificada está asociada, como ya hemos indicado, colabora muy estrechamente con la ONU [4], una entidad cuyos principales organismos están involucrados, hasta los tuétanos, en la promoción mundial del aborto [5]. Ya en el año 2000, la Organización Mundial de la Salud (OMS), que pertenece a la ONU, había afirmado lo siguiente: “Para hacer el aborto seguro, las leyes restrictivas necesitan ser anuladas, enmendadas o reemplazadas ... [y] deben desaparecer las regulaciones que pongan la decisión del aborto en manos de otros que no sea la misma mujer, por ejemplo, haciendo valer las cláusulas de ‘la objeción de conciencia’ a favor de los proveedores que no desean hacerlo” [6]. En otras palabras, aquí la ONU y la OMS están diciendo no sólo que hay que legalizar el aborto, sino también que esa legalización debe incluir la abolición del derecho a la objeción de conciencia de los profesionales de la salud que se oponen al aborto.
Evidentemente, existe la urgente necesidad de que en América Latina se forme una red de abogados provida, que no sólo luche a favor de mantener o establecer leyes que defiendan la vida, sino también que defienda el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales de la salud que son provida. Gracias a Dios, VHI ha ayudado a fundar el Centro Latinoamericano de Derechos Humanos. Invitamos a todos los abogados, legisladores y juristas provida a integrarse a esta iniciativa o a colaborar con ella. Por favor, sírvanse comunicarse con el Dr. Ignacio Boulin (abogado), Email: ignacio.boulin@gmail.com, Skype: nachoboulin (Arlington, EEUU). (Ignacio reside en Argentina, pero tiene su dirección “skype” en EEUU.) Su portal en el internet http://www.cladh.org será inaugurado el 1 de marzo del 2007.
La Sra. Magaly Llaguno, Directora Ejecutiva de VHI, contribuyó con valiosa información a la redacción de este artículo.
Notas:
[1]. Para conocer más acerca de la IPPF y de Paternidad Planificada, visite, respectivamente, en el portal de VHI http://www.vidahumana.org, los enlaces: http://www.vidahumana.org/vidafam/ippf/ippf_index.html y http://www.vidahumana.org/vidafam/ippf/ppfa_index.html.
[2]. Cf. Gudrun Schultz, “Planned Parenthood Reports $882 Million Income, $63 Million Profit. Abortion Provider Has Received Nearly $4 Billion in Taxpayers’ Money to Date,” LifeSiteNews.com, 8 de junio del 2006. Fuente citada en “EEUU: La IPPF sigue ganando millones matando a los no nacidos”, Boletín Electrónico de VHI, Vol. 10, No. 18, 20 de junio del 2006, http://www.vidahumana.org/news/20JUN2006.html.
[3]. “PFLI prez does radio interview on PP strongarm tactics to WA board of pharmacy”, PFLI PharmAid Center, 23 de enero del 2007, http://www.citizenlink.org/CLBriefs/A000003623.cfm. La organización American Life League también contribuyó con esta información, http://www.all.org.
[4]. IPPF Corporate Brochure, págs. 20-21. Disponible (en inglés) en archivo PDF en http://www.ippf.org/about/corporatebrochure/index.htm, haciendo “click” en el enlace “IPPF Corporate Brochure (PDF, 1631 KB)”.
[5]. Para conocer más acerca de la ONU, visite, en el portal de VHI, el enlace: http://www.vidahumana.org/vidafam/onu/onu_index.html.
[6]. “Reproductive Health: Expanding the Horizons,” Bulletin of the World Health Organization, 2000, 78 (5), págs. 569, 580,581, 582, 583 y sigs. Fuente citada en Elena Brañas, “ONU, OMS: La salud reproductiva incluye el aborto legal, asegurando el acceso de las menores y prohibiendo la objeción de conciencia”, Noticias Globales, No. 332, 23 de julio del 2000, http://www.puertovida.com/noticiasglobales/n332.html. Noticias Globales es un boletín de noticias sobre temas que se relacionan con la promoción y defensa de la vida humana y la familia. Email: noticiasglobales@hotmail.com Editor: Pbro. Dr. Juan Claudio Sanahuja; E-mail: jcs@arnet.com.ar. Portal: http://www.puertovida.com/noticiasglobales. Tel/Fax: (54-11)-4813-5320; (54-11)-4811-1678.
GINECÓLOGOS LATINOAMERICANOS EN LA MIRA DE LOS ABORTISTAS.

Magaly Llaguno, Directora Ejecutiva de VHI, hace un llamado a los ginecólogos y obstetras de América Latina, quienes están en la mira de las organizaciones abortistas, para no permitir el acoso y hostigamiento que estos organismos vienen realizando con el fin de lograr que sean ellos los ejecutores del aborto.

Magaly denuncia las maniobras que FIGO ( Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia), por medio de su filial FLASOG (Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología) viene realizando en América Latina. El Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos de FLASOG, no sólo ha hecho suyas las recomendaciones de la FIGO de impulsar el aborto, sino que también ha elaborado una guía clínica del uso ginecológico y obstétrico del misoprostol. Dicha guía va dirigida a los ginecólogos y obstetras de América Latina para utilizar el medicamento para inducir un aborto (Faúndes, 2005) [1].

Los ginecólogos y obstetras de América Latina son también víctimas del aborto y de la mentalidad “pro-choice” que viene invadiendo a estos países. En el II Taller latinoamericano de derechos sexuales y reproductivos que FLASOG llevó a cabo en República Dominicana en mayo del 2005, se fijaron metas para lograr que médicos, ginecólogos, enfermeros, obstetras o matronas y otros profesionales de la salud, relacionados con la salud de las mujeres, hagan efectivos los “derechos sexuales y reproductivos” que ellos interpretan también como “derecho a la interrupción del embarazo” [2].

FLASOG ha venido realizando de manera puntual talleres de revisión de dichas metas, como el que se llevó a cabo en mayo del 2006 en Lima, Perú, sobre Mortalidad Materna y Derechos Sexuales y Reproductivos [3], durante el cual no sólo se revisó el tema del aborto y se hicieron recomendaciones al respecto, sino que también se establecieron metas para la promoción de la anticoncepción de emergencia en América Latina, en alianza con el Consorcio Latinoamericano de Anticoncepción de Emergencia (CLAE).

Ahora que FLASOG prepara su XIX Congreso Latinoamericano de Ginecología y Obstetricia, para octubre del 2008 en la Argentina, Magaly hace un llamado al personal de la salud de América Latina, para avanzar en una cultura que le permita no sólo ser fiel a su código ético que se fundamenta en el respeto irrestricto a la vida humana, sino también para evitar el hostigamiento profesional que ejercen sobre ellos los promotores de la “cultura” de la muerte.

Fuente: “Ginecólogos y obstetras latinoamericanos en la mira de la cultura de la muerte”, Comunicado de Prensa de VHI, Miami, FL, EEUU, 26 de febrero del 2007.

Notas:

[1]. Velasco Boza, Alejandro Jesús. 2005. “Aborto Terapéutico” en “Uso de misoprostol en obstetricia y ginecología” Eds. Anibal Faúndes et al. Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecologia (FLASOG), Santa Cruz, Bolivia, págs. 61-78. http://www.flasog.org/. Para conocer más acerca de las actividades abortistas de la FIGO, véase, en el portal de VHI http://www.vidahumana.org, el enlace: http://www.vidahumana.org/vidafam/muerte/figo.html

[2]. II Taller Pre-Congreso Latinoamericano de Derechos Sexuales y Reproductivos. Santo Domingo, República Dominicana, 14 y 15 de mayo del 2005, http://www.flasog.org/pdf/file.pdf. http://www.flasog.org/informa.html.

[3]. Cf. http://www.scielo.org.ve/pdf/og/v66n3/art04.pdf
Sugerencia de Veladas 11-V en Argentina

Esta es una idea que vengo manejando desde hace algún tiempo y para la que pedí ayuda en Hazteoír, pero no he tenido respuesta en mis compañeros argentinos en dicho foro (ni un sí, ni un no quiero decir).

Esta es una iniciativa que se viene aplicando desde hace un tiempo en España, y que me parecía interesante aplicar acá. Obviamente la situación es distinta allá y no sé si la idea será igual de aplicable acá, pero dejo la inquietud y les cuento de que se trata a quienes no sepan (pueden encontrar más información de esta iniciativa española en http://www.veladas11.org ):

- - - - -

¿Qué son los 11-V?

Los 11-V es el nombre del encuentro que hacemos delante de un centro abortista los días 11 de cada mes, para dar testimonio del respeto que toda VIDA humana se merece desde el mismo momento de su concepción.

¿Qué se hace en los 11-V?

Durante una hora, sencillamente, nos encontramos personas de todas las edades y condiciones en un ambiente tranquilo y sereno.

Leemos un pequeño manifiesto para recordar por qué estamos en ese sitio y después estamos un momento de silencio y aprovechamos para hablar del SI a la VIDA.

¿Para qué sirven los 11-V?

Estamos convencidos de que es casi tan grave cada aborto que se produce en nuestro país, como la indiferencia de la sociedad ante este hecho. Contra esto sólo tenemos una alternativa: DAR TESTIMONIO. Y dar testimonio no sólo a los que tenemos más cercanos, sino también a los desconocidos, aquellos a los que, puede ser, nunca nadie les ha dicho que TODOS tenemos derecho a la vida.

¿Por qué se les llama 11-V?

Todos recordamos los trágicos hechos de la historia reciente. El 11 de septiembre en Nueva York y el 11 de marzo en Madrid. Murió mucha gente. Son días de duelo. Por eso se escogió el día 11, para mostrar también nuestro dolor por todos los no nacidos. ¿Y la “V”? La "V" Quiere decir “Vida”, quiere decir Velada”, quiere decir “Victoria”. Es lo que hacemos esas noches, durante un rato. Damos testimonio por la VIDA.

Cada mes a la MISMA HORA (de 22:00 a 23:00), en el MISMO LUGAR (Hospital La Fe de Valencia). Si un mes no puedes venir, no importa, ven al siguiente. Nosotros, allí estaremos. No dejes de difundir esta iniciativa entre todos tus conocidos.

- - - - -

Bueno, como por suerte aquí (por lo menos aún, y con suerte nunca...) no existen los centros abortistas, la idea sería hacerlo frente a hospitales. Sin más, coloco un mensaje que me llegó de una forista de Hazteoir que participa en estas Veladas:

Desde nuestra web de veladas11.org queremos hacer un seguimiento y ayudaros en todo lo que podamos.
Necesitamos esta información:
Ciudad/nombre de la clinica u hospital/calle y hora/un contacto y nombre.
Sería estupendo tener en Latino America veladas11-V.



Y bueno, en lo personal me gustaría saber que opinan mis compatriotas acerca de la idea: ¿es viable? ¿la realidad con España es tan diferente como para no permitir esto aquí? ¿es preferible aquí hacer otro tipo de manifestaciones aquí?


Bueno, saludos y suerte :)


Nota: quien aquí escribe es argentino, pero si personas de otros lugares leen esto y lo ven como una buena idea para aplicar en sus países, pues bienvenido sea :)
SIN EXCUSAS

Compartimos con nuestros lectores el primer capítulo de la autobiografía de Kyle Maynard, un chico que nació sin brazos ni piernas y hoy, a los 20 años de edad, es un destacado deportista de los EEUU ... ¡compitiendo en lucha libre y ganándole a luchadores que tienen todos sus brazos y piernas!

Kyle Maynard

Aunque nací con las extremidades mucho más cortas que el resto de la gente, sé que no nací para ser inferior. Nací para triunfar, no para permitir que unas limitaciones físicas se interpusieran en el camino de mis sueños.

Mis padres llegaban muy ilusionados a la consulta del tocólogo. Había tantos detalles que ultimar y tantas vivencias que sentir: responder el cuestionario, darle los datos a la enfermera... Esperar a que les tocara su turno les parecía una eternidad.

SI NO PUEDES VER EL VIDEO INSTALA FLASH PLAYER HACIENDO CLIC AQUI


La mayoría de los padres imaginan perfecto a su futuro hijo, la combinación ideal de las mejores facetas del esposo y la esposa entremezcladas en una nueva personita. En una familia amorosa, el niño representa las mejores esperanzas y los sueños de la siguiente generación, con toda seguridad será listo, robusto y hermoso. Mientras uno mira la pantalla, ve al próximo Einstein, Ronaldo, Wayne Gretzky o Michael Jordan; si son dos corazones latiendo, entonces son las nuevas y mejoradas Venus y Serena Williams.

Para mis padres, como seguramente ocurre en todo embarazo, siempre cabía la posibilidad de que algo no saliera bien y por eso tomaron todas las precauciones y siguieron todas las recomendaciones médicas para asegurarse la llegada de un niño sano. Y sabían que el primer embarazo puede ser muy estresante, precisamente porque tantas cosas pueden salir mal. Yo era su primogénito y esas emociones pesaban aún más en mis padres, Scott y Anita. Pero el embarazo de mi madre había sido completamente normal. De modo que mientras rezaban por la llegada de un niño sano y feliz que pudiese crecer para llenar sus más grandes sueños, compartir sus emociones y sus esperanzas en el futuro, no tenían ninguna razón para preocuparse. No había problemas. No había motivo para la preocupación. Sus callados temores se ahogaban con el entusiasmo de ver a su hijo por primera vez.

La tecnología médica no estaba tan avanzada en esos días como lo está en la actualidad. La claridad del ultrasonido de hoy está a muchas lunas de las imágenes veteadas de hace sólo dos décadas. Pero la tecnología era lo suficientemente buena como para detectar algunos de los síntomas que pudieran indicar que algo iba mal y podía mostrar a los médicos las señales de un embarazo difícil o algo peor.

Aquel día, la enfermera fue amable y agradable. Le dijo a mi madre que no tenía nada de qué preocuparse, conocía los casos de muchas familias que no cuidan de sus bebés aún por nacer porque o bien no saben cómo o porque no les importa. La apatía es la principal razón por la que tantos niños se enfrentan a graves problemas, les contaba ella, y con todo el esfuerzo que mis padres habían puesto en cuidarse y habiendo valorado esa vida aún sin nacer como parte de la familia en igualdad de condiciones, mi madre estaba, sin duda alguna, llevando en su seno un bebé perfectamente sano.

La enfermera cogió el tubo de gel frío y lo esparció por el estómago de mi madre, moviendo el sensor de ultrasonido metódicamente alrededor de su útero. Les mostró a mis padres dónde estaban mi cabeza, mi estómago y mi latiente corazón en esas imágenes borrosas. Y luego empezó a tomar medidas para calcular la fecha en la que se esperaba fuese el nacimiento. Midió la circunferencia de mi cabeza y la sección media a lo largo de mi columna vertebral.

Una repentina expresión de confusión se dibujó en su rostro, pero continuó moviendo el sensor para ver diferentes áreas. El pulso del ultrasonido rompía el ensordecedor silencio con un rítmico latido. Mi madre estaba concentrada en el sensor que se movía por su abdomen diciendo que hacía que el bebé le diera pataditas, pero mi padre se dio cuenta de la desconcertante expresión dibujada en el rostro de la enfermera. Miró la pantalla del monitor tratando de distinguir algo en la borrosa imagen.

La enfermera explicó que estaba teniendo problemas para encontrar el fémur. Las medidas de las piernas son las que los médicos usan para calcular la edad del bebé y a veces la pierna está plegada cerca del torso. Decidió ir en busca de un médico para que examinara las imágenes que aparecían en la pantalla.

Cuando dejó la habitación y salió fuera, mis padres empezaron a sentirse nerviosos. Mi padre no podía oír la conversación desde la habitación, pero compartía la misma expresión de preocupación que tenía mi madre. «Estoy seguro de que todo va a salir bien», le dijo. «Seguro que esto pasa siempre y nosotros simplemente no lo sabemos ». Antes de que ella pudiese responder, un radiólogo entró en la habitación. Saludó cordialmente y empezó a analizar la lectura del ultrasonido, mirando atentamente a la pantalla del monitor. La habitación estaba sumida en un silencio total mientras mis padres miraban al radiólogo.

La silla del doctor crujió cuando se dio la vuelta y, finalmente, dijo: «Creo que todo parece normal... No tienen ustedes nada de que preocuparse». No podían encontrar mis miembros, pero el radiólogo dijo, después de buscar unos cuantos minutos, que había encontrado algo que parecía que podría ser un fémur o, por lo menos, algo que podían medir para determinar mi edad. El doctor le devolvió el sensor a la enfermera y le preguntó si esta medida parecía encajar con sus cálculos. Encajaba a la perfección.

El radiólogo calmó a mis padres explicándoles que a veces es difícil encontrar las extremidades porque la placenta puede ejercer presión y empujarlas hacia adentro, haciendo difícil que se obtenga una buena imagen. A menudo incluso parece que algo falta cuando no es así. Había vivido situaciones parecidas en varias ocasiones y nunca había visto que unos resultados distorsionados de ultrasonido hubiesen acabado en otra cosa que no fuese un nacimiento normal. La probabilidad de que un niño nazca con deficiencias menores en sus extremidades es de una entre varios miles y la de que nazca con las cuatro extremidades severamente afectadas es de una entre varios millones.

El radiólogo mantuvo una larga conversación con mis padres explicándoles la situación. Les dijo que, en casi todos los casos, cuando un niño nace con un defecto grave, el ultrasonido lo detecta. No había visto nada en el ultrasonido que pudiese ser causa de preocupación. Si encontrasen algo más adelante, dijo el doctor, se podrían discutir otras opciones.

—¿Qué otras opciones? —preguntaron.
—Otras opciones, por lo general, significa la eliminación quirúrgica —dijo el doctor—. Si hay un desmembramiento grave, las posibilidades de que el bebé pueda tener una vida normal se reducen de manera drástica. En lugar de poner esa carga sobre los padres, que tendrían que cuidar de un niño con deficiencias físicas, por lo general recomendamos el aborto.

—Ésa no es una opción para nosotros. Nunca la tomaríamos en consideración.

El doctor les dijo que se fueran a casa y que estuviesen tranquilos. Que en un feto de tan sólo diecisiete semanas de vida, estas cosas pasaban con frecuencia. Afirmaba que estaba seguro de que tendrían un niño perfectamente sano. «No gasten energías preocupándose por algo que prácticamente no sucede nunca. Guárdense las preocupaciones para cuando nazca el bebé».

Mis padres le dieron las gracias por tomarse el tiempo de analizar el ultrasonido y la enfermera se disculpó por la falsa alarma. Pero cuando salieron de la consulta, ambos estaban preocupados. Los cinco meses siguientes, mi madre pasó los reconocimientos de rigor sin que éstos indicasen nunca que algo estuviese yendo mal. Los nervios y la preocupación fueron cediendo gradualmente mientras se preparaban para mi llegada con esperanza y confianza. Se quedaron en estado de shock cuando nací.

Era una soleada mañana de domingo, el 23 de marzo de 1986, cuando mi madre sintió los primeros dolores de parto, lo cual era una clara señal de que había llegado la hora de ir al hospital. Mis padres se quedaron juntos en la sala de partos. El hospital médico del Ejército Walter Reed era, en aquella época, el principal hospital de Washington D.C. y para mi padre, que era policía militar, el sitio más indicado al que acudir.

Mis padres pasaron horas hablando de sus sueños respecto a su bebé, aún sin saber si yo sería un niño o una niña. Eran jóvenes, sólo llevaban casados un año y aún se entusiasmaban con la novedad de todo lo que hacían. Muy afablemente, eso sí, no había forma de que se pusiesen de acuerdo acerca de cuántos niños querían tener, mi padre quería una pequeña familia y mi madre una grande.

Empezaron a sentirse un poco fatigados con el pasar de las horas, y las contracciones seguían. Mi madre aún no había roto aguas y llevaba más de doce horas con dolores de parto. Le pusieron una epidural al ver que las contracciones se iban haciendo más frecuentes. Ya casi había transcurrido la mañana del lunes y mi madre seguía sin romper aguas. Los doctores decidieron que era el momento de intervenir y le pusieron goteo para apurar las contracciones. «Ahora ya falta poco», aseguraron.
A las 12.13 del mediodía, el lunes 24 de marzo de 1986, llegué al mundo. Estaba boca abajo y en posición fetal. Mi padre estaba al lado de la cama, tomándole la mano a mi madre. No podía ver ni mi cara ni mi pecho porque salí mirando hacia abajo. Por un momento, todo pareció estar dentro de la normalidad. Luego, sin decirles una sola palabra a mis padres, el tocólogo me entregó al pediatra, quien me llevó a una mesa para lavarme, pero dando la espalda a mis padres.

El pediatra me sometió al test de Apgar (la primera valoración del estado general de todo bebé recién nacido) como si no pasara nada, aunque era evidente que algo no marchaba bien. La emoción y el alivio por el nacimiento del primogénito pronto dieron paso a una tensa confusión. Ninguno de los presentes en la habitación quería mirar directamente a mis padres, que estaban demasiado asustados para preguntar cuál era el problema; el pediatra me envolvió en una mantita y me entregó a una enfermera; luego, ambos salieron de la habitación y cerraron la puerta.

El tocólogo se acercó nuevamente a mi madre para terminar de atenderla y ponerle unos puntos. Un negro nubarrón de miedo flotaba en la habitación. Mis padres estaban pasmados y en silencio.

Finalmente, el tocólogo se puso de pie y dijo:

—Necesito hacerle un reconocimiento a su hijo, pero volveré con él en un momento.
—De modo que... ¿es un niño? —preguntó mi padre.
—Sí, Scott... pero tenemos que hacerle unas pruebas para estar seguros de que todo va bien antes de que ustedes lo vean —dijo el médico—. Me voy a encargar de eso ahora mismo.

Al cabo de un rato, regresó el pediatra a la sala de partos y avanzó hacia mis padres mirando al suelo. Lentamente, levantó la cabeza para hablar. «Hay algunos problemas con el bebé». Hizo una pausa, como tratando de encontrar las palabras correctas antes de pasar a dar explicaciones:

«Al bebé le falta la mayor parte de sus extremidades. Le hemos practicado algunos exámenes preliminares para determinar si tiene todos los órganos internos necesarios para sobrevivir y todo lo demás parece estar en orden. Todo parece indicar que está bien, pero queríamos asegurarnos antes de que ustedes lo vieran».

El doctor dejó a mis padres solos en la sala de partos. No sabían qué hacer, estaban demasiado impresionados por lo sucedido, demasiado asustados ante lo desconocido y demasiado confundidos por toda la situación. Sentían que el mundo se hundía a su alrededor. Mi padre miró a mi madre a los ojos y ambos sintieron cómo se desgarraban debido a la pura incertidumbre.

El tocólogo los miró. «Lo siento... lo siento», fue todo lo que consiguió decir. Y salió para ir a examinarme a la unidad de cuidados intensivos.

Mi padre le echó un vistazo a la aguja intravenosa que su esposa tenía clavada en el brazo y vio que el tubo había perdido todo el líquido. La ayudó a incorporarse para ver qué había pasado y descubrió que, durante todo el caos del parto, no se sabe cómo, la aguja se había salido de su sitio y las sábanas estaban empapadas por la sangre que brotaba de una vena. Mi padre gritó y pidió auxilio. Las enfermeras corrieron a la habitación, le clavaron la aguja intravenosa nuevamente y volaron para hacerle una transfusión porque había perdido mucha sangre.

Mi padre dio unos pasos hacia atrás y se desplomó en una silla. Se iba poniendo enfermo hasta el punto de que sintió que se desvanecía por el golpe traumático. A su recién nacido le estaban practicando unos exámenes urgentes por un problema que nadie podía aclararle. Su esposa había estado a punto de morir en la sala de partos a causa de la pérdida de sangre. Nada podía haberlo preparado para un momento como ése. El miedo a lo desconocido prácticamente abrumó a mis padres antes de que siquiera les permitieran verme.

Les tomó un buen rato hacer acopio de valor para ver a su hijo primogénito —esperanzados en lo mejor y rezando por lo peor— cuando el pediatra hizo su entrada llevándome envuelto en una mantita. Tenía una mirada compasiva en su rostro mientras me entregaba a mis padres. Mi padre me miró y sonrió abiertamente. Con mi cabeza apoyada en su hombro, abrió la mantita con la mano izquierda y me destapó para ver las extremidades que me faltaban. No hizo ninguna mueca de dolor. Por un momento, se sintió orgulloso de que mis facciones se parecieran a las de él. Mi madre soltó un suspiro de alegría mientras decía: «No puedo creer que sea tan hermoso
». Mientras hablaban, mis padres sintieron que Dios les decía que todo iba a salir bien; que Él quería que ellos festejaran el nacimiento de su primer hijo y que disiparan todo miedo y toda duda. La conmoción y la incertidumbre aún seguían allí, pero lo que mantuvo a mis padres sin sucumbir en el pesimismo y la depresión fueron la oración y la fe. La oración los ayudó a sobrellevar los peores momentos, a pesar de que no cambiaba en nada la situación ni borraba mágicamente la preocupación. Era un diálogo de emociones y fe que mantuvo a mis padres tan equilibrados como era posible bajo tales circunstancias. Una enfermera regresó al poco rato para llevarme a que me hiciesen más pruebas. Me pasé los tres días siguientes en el hospital, lejos de mis padres. La mitad del tiempo estuve en la sala de cuidados intensivos mientras mi familia se preguntaba qué más podía salir mal. Esos tres días fueron un largo período de tiempo que ellos usaron para reflexionar sobre las peores posibilidades; pero nadie podía explicarles por qué había sucedido aquello o cuáles serían las consecuencias.

Felizmente, el apoyo del clan familiar ya estaba en marcha para aunar esfuerzos y ayudar en lo posible. Mis abuelos maternos se encontraban visitando a la familia en Tifton, Georgia, cuando yo nací. Apenas tuvieron noticia de mi nacimiento, se apresuraron a llegar al aeropuerto de Atlanta y volar hacia Washington D.C. Sabían que ir por carretera significaría un viaje de quince horas y no podían soportar la idea de que su hija y su yerno estuviesen solos en un trance como ése. La madre de mi padre voló desde Michigan al mismo tiempo. Cuando llegaron, encontraron a mis padres angustiados, exhaustos y conmocionados por la experiencia sufrida.

Un asistente social tras otro intentaban consolar a mi padre y a mi madre pero no lo lograban; estaban abrumados por la culpa, la rabia y el resentimiento, se negaban a admitir la evidencia. Y en esos momentos, para más inri, yo seguía de prueba en prueba aunque cada una sólo representaba otra posible preocupación.

Mis padres y abuelos rezaron durante horas pidiendo que sobreviviese los primeros días de mi vida. Parecía que nadie tenía la certeza de lo que me podría suceder. Solamente había preguntas que no se podían contestar. Mi padre no sabía qué hacer. Había planeado dejar el servicio, ya que su contrato acababa en tres semanas y quería estudiar en la universidad ese otoño. Pero ahora, como joven padre con poco margen para dificultades económicas, se enfrentaba a una carga enorme con la perspectiva de inmensos gastos médicos, tratamientos y Dios sabe qué más... Sus esperanzas de obtener un título universitario parecían hechas trizas; no tenía posibilidades de un trabajo fijo, pero necesitaba encontrar uno. Y aunque lo lograse, ¿cómo pagaría todas las cuentas? Tenía todos los motivos para esperar que yo sería muchísimo más caro que cualquier niño normal, y, sin una educación universitaria, temía que no podría ganar el dinero que nuestra familia iba a necesitar.

Después de que me dieran de alta en el hospital, mis padres recibieron la visita de seguimiento de Charles Epps, médico especialista con experiencia en niños como yo. Les explicó que mi afección se llamaba técnicamente tetrafocomelia, una malformación que tiene causas desconocidas. La amputación congénita sucede a razón de una vez cada dos mil nacimientos pero por lo general afecta sólo a un dedo de la mano o del pie, o a un brazo. El doctor Epps explicó a mis padres que era muy probable que acabase usando una silla de ruedas para arreglármelas cuando fuese mayor. Les exhortó a que no permitiesen que nadie me amputase los pies, pues, aunque sería
más fácil para que las prótesis encajaran bien, de todos modos yo nunca podría andar bien con piernas ortopédicas. También se encargó de que mis padres y yo nos reuniésemos con otra familia que había pasado por el mismo calvario dieciocho meses antes.

Gracias a la oración, mis padres llegaron a aceptar que no podían cambiar lo que había pasado. No podían hacer de mí el niño perfecto con el que habían soñado. Sólo podían aceptar la realidad de los hechos, buscar apoyo en la familia y tener fe en que todo saldría lo mejor posible. Oraron en busca de orientación.

Tres semanas después, nos mudamos a Fort Wayne, Indiana, donde vivían mis abuelos maternos. Mis padres sabían que necesitaban ayuda para criarme y soportar las cargas emocionales y económicas de los meses y años venideros, y se concentraron en el hecho de que tenían la responsabilidad de trabajar juntos y tratar de darme la mejor vida, llena de felicidad, que estuviera dentro de sus posibilidades.

A fin de cuentas, era el primogénito de la familia y nada era más importante.
¡La Vida y la Familia los necesita! Algunas sugerencias sobre como ayudar

Y no me refiero precisamente a esta organización pro-vida llamada "Familia y Vida". Pasa que veo muy pocos comentarios, salvo los mensajes de blog de Eduardo, Alfonso y yo hay muy poco movimiento...

Esto puede ser debido a varias razones, entre ellas:
1- los lectores ya participan de alguna manera en la lucha pro-vida y utilizan este medio solamente para informarse
2- los lectores actúa en forma pasiva leyendo este blog

Estoy seguro de que hay una mezcla de ambas categorías. Para la primera en realidad no hay inconveniente alguno, lo que me preocupa un poco es la segunda, pues esta lucha nos requiere activos y en movimiento.

Puede ser que estén muy ocupados en otras cosas, en ese caso me permito hacer algunas sugerencias que ayudan y pueden implementarse casi sin quitarles tiempo:
1- Colocar en vuestras firmas de e-mail enlaces a webs pro-vida
2- Colocar en vuestras webs (aquellos que tienen, por supuesto) enlaces a webs pro-vida
3- Invitar a inscribirse en listas de correo pro-vida a conocidos que sepan que tengan opinión pro-vida
4- Difundir entre conocidos cuando se organice algún tipo de manifestación, para que quienes quieran concurrir puedan hacerlo (y no falten por el hecho de no haber sido avisados)

...y seguramente hay muchas otras pequeñas cosas que pueden hacerse por la Vida y la Familia sin que les quite mucho tiempo. Aunque si pueden participar un poco más, mejor: no seremos nosotros los agradecidos, sino las futuras generaciones.

Un saludo y que tengan muy buen día :)
Buenos Aires: ¿ES LA MUERTE, Y MUERTE DE UN INOCENTE, LA ÚNICA RESPUESTA?
Feb. 07 (AICA). La Fundación Argentina del Mañana manifestó que el fallo de la Jueza de Menores de Mar del Plata, doctora Silvina Darmandrail, respecto al embarazo de una menor de edad, constituye una auténtica "sentencia de muerte", sin que se impute causa contra N.N., persona por nacer (también denominado "eso" por la menor V.O., su gestante).

La afirmación está contenida en una extensa carta que el presidente de la entidad, Juan Carlos Voiseau y Jardón, dirigió a la jueza mencionada y a los jueces de la Sala II de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial que integran los jueces Nélida Zampini, Ricardo Monterisi y Roberto Loustaunau.

¿Quién es “eso”?

La Fundación, que alza su voz como expresión de la opinión pública no publicada, no comprende cómo pudo ser posible que la Jueza de Menores no haya planteado la pregunta inicial: ¿Qué o quién es "eso"?

La respuesta, evidentemente, no corresponde a un Tribunal sino a la ciencia. Y a la luz de los logros más recientes de la embriología es reconocido universalmente el momento que marca el inicio de la existencia de un nuevo "ser humano": está constituido por la penetración del espermatozoide en el oocito.

Ahora bien, si estamos ante un ser de la especie humana, ¿cómo una Jueza de Menores -o de la instancia que sea- va a condenar a muerte a quien, sin culpa alguna, se le atribuye la posibilidad de ser perjudicial para la salud de otro?

Como supo decir bien el doctor Héctor Negri, Ministro decano de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires, "la persona por nacer sigue siendo -como toda persona- sagrada e inviolable a la luz del derecho".

Sin embargo, agregó, "se pide que cualquiera pueda darle muerte sin condena. "¿No estamos en condiciones de ofrecerle una respuesta que no sea la de la muerte?"

Arbítrense entonces para amparar a la gestante los medios espirituales, psicológicos, médicos y sociales; ¡pero no se mate a uno en beneficio de otro porque no "será justicia", y constituirá un escandaloso precedente que puede desencadenar otra vez el curso de auténticos genocidios!

La carta de la Fundación -aludiendo a los fieles católicos- recuerda que quien consciente y deliberadamente practica un aborto, o acepta que se lo practiquen o presta una colaboración indispensable a su realización, incurre en una culpa moral y en una pena canónica, o sea, comete un pecado excepcionalmente grave contra el V Mandamiento de la Ley de Dios, y un delito sancionado con la excomunión latae sententiae (es decir, automática).

Finalmente, la Fundación Argentina del Mañana expresa el anhelo de que si -Dios no lo permita-, fracasaren los recursos interpuestos y fuere ejecutada la condena, la sentencia de muerte, los jueces provean al menos que no falte precisamente el Sacramento de la Vida, es decir el Bautismo que le abre la felicidad eterna al frustrado nascituro en caso que se le haya negado el primer derecho de la criatura humana: vivir.+
Buenos Aires: TODOS LOS DERECHOS HUMANOS SE ASIENTAN SOBRE EL DERECHO A LA VIDA

Feb. 07 (AICA) “Todo derecho humano, cualquiera sea su jerarquía, se asienta sobre uno primordial: la vida. Ante el reciente fallo dictado por una jueza marplatense (y confirmado por la Cámara de Apelaciones local) por el cual se autorizará a abortar a una menor de edad, surge como imperioso alzar nuestras voces en defensa de la vida de un ser humano inocente -quizás el más inocente e indefenso- y hacer llegar a la comunidad estas reflexiones urgidos ante la próxima y previsible muerte de uno de estos pequeños”.

Así comienza una declaración firmada por numerosas organizaciones e instituciones, como la Universidad FASTA, la Corporación de Abogados Católicos, la Asociación Civil Portal de Belén, el Foro de Padres de Familia de Mar del Plata, el Colegio FASTA San Vicente de Paul, Pro Familia de Mar del Plata, la Asociación Civil Vitam, la ONG Mujeres cristianas marplatenses ALFA, la organización Mujeres en acción, y otras, en la que en primer lugar se afirma que “la persona, desde la concepción en el seno materno, es un ser humano; no es simplemente un ‘feto’, es un bebé”, al que “la realidad, el sentido común y la normativa jurídica vigente en nuestro país reconocen y, en su caso, protegen”.

“El no nacido -dice luego el texto- no es una parte o una extensión de la madre; es un ser único e irrepetible con individualidad y personalidad propias, y tiene el mismo derecho a vivir, a desarrollarse, a alcanzar su plenitud que cualquiera de nosotros”.

La declaración afirma que “la primera obligada a procurar la protección de un bebé, nacido o no nacido aún, es su madre”, por eso “pedirle a una madre que continúe un embarazo, máxime cuando su vida no corre peligro, no es exigir una conducta ‘heroica’, sino exigir una conducta debida como tantas otras de los padres respecto de los hijos”.

Las instituciones firmantes afirman que “no puede existir verdadera contradicción entre los derechos de una madre y su hijo, ya que el derecho a la vida está siempre por encima del derecho a la salud, física o psíquica, de la madre o de cualquier miembro de la sociedad. No le compete al Estado alterar este orden de valores.

“El bebé, fruto de una violación -continúa la solicitada-, es tan víctima como la madre y merece igual protección, por lo que no cabe eliminarlo bajo la excusa de legítima defensa". Además, “los trastornos psicológicos padecidos por quien se somete o es sometido a un aborto son mayores a los soportados por quien decide continuar con un embarazo no deseado".

En la última parte la declaración expresa que “la verdadera ayuda consiste en que, como comunidad, brindemos al bebé -por nacer y nacido-, a la madre y al grupo familiar el sostenimiento espiritual, psicológico, moral, médico, económico y educativo necesarios para reparar, en lo posible, los intensos sufrimientos de quienes atraviesan por esta difícil situación”.

Y concluye: “Quiera Dios que estas palabras, que sabemos expresan el sentir de la gran mayoría de nuestro país, encuentren eco en las almas nobles y justas que tienen hoy en sus manos la maravillosa posibilidad de salvar una vida.+
Buenos Aires: NO ES UN ABORTO TERAPÉUTICO, ES UN ASESINATO DE UN INOCENTE

Feb. 07 (AICA)

Instituto de Bioética de la UCALP
Ante el inminente fallo de la Suprema Corte bonaerense en el caso de una adolescente abusada por su padrastro en Mar del Plata que reclama practicarse un aborto, el director del Instituto de Bioética de la Universidad Católica de la Plata, doctor Juan Carlos Caprile, recordó que “es un deber de todos, incluido el Estado, el proteger la inviolabilidad de la vida desde el momento de la concepción y durante todas las etapas de su desarrollo”, Tras considerar que “la norma legal que autoriza el aborto a menores en este caso aduciendo ‘trastornos psíquicos’ está mal llamarlo “aborto terapéutico” porque no es una acción curativa la que se realiza sino por el contrario provocar nada menos que la interrupción violenta de una vida que en este caso tiene tres meses de vida y puede verse por ecografía que están totalmente formados sus órganos”, advierte que “los Profesionales que lo realizan y los cómplices que lo promueven están cometiendo lisa y llanamente el asesinato de una víctima inocente”. “El utilitarismo no es buena moral especialmente cuando se aplica a un Ser Humano que no tiene la posibilidad de defenderse y de decidir su futuro, como es el niño por nacer”, subraya en un texto.Declaración completa del especialista Una Jueza de Menores de Mar del Plata autorizó a realizar un aborto en una menor embarazada de tres meses y víctima de una violación. La Fiscalía General y la Asesora de Menores, que representa al niño por nacer, se opusieron a la decisión, pero la Cámara de Apelaciones confirmó el fallo inicial y el caso pasó a la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires donde esta siendo tratado. Entendemos que se debe contemplar la situación de la joven madre y sus familiares tratando de brindarles toda la ayuda necesaria material y espiritual para sobrellevar este difícil trance. Sostenemos que nadie tiene derecho a interrumpir la gestación en cualquiera etapa de la misma, porque se vulnera el derecho a la vida y la dignidad que se merece ese Ser Humano como Persona en su conformación física, biológica y espiritual. Hoy en día es cuando más se habla de los Derechos Humanos y sin embargo cuando más se los vulnera, aun en nombre de la Ley como en este caso el aborto. Es un deber de todos, incluido el Estado, el proteger la inviolabilidad de la vida desde el momento de la concepción y durante todas las etapas de su desarrollo. Así está mencionado en la Constitución Argentina, en la Declaración de los Derechos Humanos, en los Derechos del Niño y en otros Tratados Nacionales e Internacionales. La vida humana se inicia en el momento de la concepción, corroborado por el recientemente descifrado Genoma Humano y desde ese momento es un nuevo individuo humano único e irrepetible. Es una vida humana que posee toda la información necesaria para desarrollar sus capacidades. Es por ello que debe ser tratado con la dignidad que merece por su condición de Persona, independientemente de la circunstancia que esté atravesando, que sea embrión, feto, discapacitado o débil mental. La norma legal que autoriza el aborto a menores en este caso aduciendo ¨trastornos psíquicos¨ está mal llamarlo “aborto terapéutico” porque no es una acción curativa la que se realiza sino por el contrario provocar nada menos que la interrupción violenta de una vida que en este caso tiene tres meses de vida y puede verse por ecografía que están totalmente formados sus órganos. Los Profesionales que lo realizan y los cómplices que lo promueven están cometiendo lisa y llanamente el asesinato de una víctima inocente. El utilitarismo no es buena moral especialmente cuando se aplica a un Ser Humano que no tiene la posibilidad de defenderse y de decidir su futuro, como es el niño por nacer. Este nuevo caso nos debe servir para que todos aquellos que bregamos por la Cultura de la vida y en contra del aborto nos comprometamos a proseguir en esta ardua tarea, haciendo oír la voz de aquellos seres inocentes que no pueden defenderse, para que siempre la vida triunfe sobre la muerte.+
Buenos Aires: DISCRIMINACIÓN CON PENA DE MUERTE

Feb. 07 (AICA) Con motivo de la autorización del aborto a una adolescente de 14 años por parte de la jueza marplatense de Menores Silvina Darmandrail, el Movimiento Familiar Cristiano (MFC) emitió un comunicado en el que cuestiona que la magistrada "declare haber actuado como cristiana, cuando es sabido que el cristianismo defiende la vida desde su concepción hasta la muerte natural". El texto, titulado "siscriminación con pena de muerte", llama la atención, entre otras cosas, acerca del hecho de que el Estado "se ocupe de permitir el asesinato de un inocente, mientras que el culpable de la situación sigue impune", o que mientras millones de matrimonios están en listas de espera aguardando un niño en adopción, "se dé vía libre a la muerte de tantos niños cuyos padres no desean o no pueden criar". El texto completo de la declaración es el siguiente:Discriminación con pena de muerte
Hace pocos días una jueza argentina decidió permitir que se practique el aborto en una joven aparentemente violada por su padrastro. Llama la atención que esta jueza declare haber actuado como cristiana, cuando es sabido que el cristianismo defiende la vida desde su concepción hasta la muerte natural. Llama la atención que el Estado, a través de sus magistrados, se ocupe de permitir el asesinato de un inocente, mientras que el culpable de la situación sigue impune. Llama la atención que se pretenda defender los derechos de la mujer y se avale un documento antisoberano y antivida como es el Protocolo CEDAW, pero a la vez se discrimine con pena de muerte a un niño que no pidió la vida pero tampoco puede defenderla.Llama la atención que, mientras que la ciencia logra salvar la vida de una niña de veintiún semanas de gestación, en la India se permita que miles de niñas mueran por abandono. Llama la atención que mientras millones de matrimonios están en listas de espera aguardando que la Ley les otorgue un niño en adopción, se dé vía libre a la muerte de tantos niños cuyos padres no desean o no pueden criar. Estas actitudes dañan a la familia, dañan a la sociedad. Son suicidas.
Comisión Sede del Movimiento Familiar Cristiano en la Argentina.
ARGENTINA: LUCES Y SOMBRAS DE LA NUEVA LEY EDUCATIVA
Mons. Héctor Aguer, arzobispo de La Plata

Hacia fines del año pasado se sancionó una Ley de Educación Nacional que deberá regular el sistema educativo argentino de aquí en adelante.
En esta ley se encuentran algunos aspectos positivos. Por ejemplo garantiza y regula el ejercicio del derecho de enseñar y aprender, incluyendo allí el principio de libertad de enseñanza. Concibe la educación como un bien publico, como un derecho personal y social, como una prioridad y una política de Estado. Asevera que el fin de la educación es desarrollar y fortalecer la formación integral de las personas y promover en el educando la capacidad de definir su propio proyecto de vida, es decir, se profesa, al parecer, una orientación humanista de la educación.
La Ley habla también de educación integral; es éste un concepto interesante. Impone la obligatoriedad del secundario, promete una mejor financiación con un mejor presupuesto que, esperemos, efectivamente pueda destinarse a ese fin.
Reconoce a la familia como un agente natural y primario de la educación y otra vez ratifica que existe en la Argentina un único sistema de educación publica con una doble gestión: la privada y la estatal. Muchos de esos aspectos ya estaban salvaguardados en la Ley Federal de educación que regía anteriormente.
Pero también hay que subrayar algunos aspectos negativos y otros muy ambiguos de esta ley. Por empezar, no se explicitan las diversas dimensiones que integran la formación de la persona; es decir que el concepto de educación integral puede ser interpretado en un sentido minimalista. Y esto nos hace pensar que se ha querido excluir expresamente la dimensión trascendente y religiosa, la dimensión espiritual del ser humano, que es fundamental en el proceso educativo.
Además, se introduce la perspectiva de género con una insistencia que llama mucho la atención, porque se hace referencia, a ciertas leyes promulgadas recientemente que nosotros tenemos que calificar como leyes inicuas. Especialmente aquella por la cual se aprueba el Protocolo de la Convención para la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) que lleva, en definitiva, a canonizar una concepción deductiva del ser humano en materias fundamentales como es la sexualidad, el matrimonio y la familia. La ideología de género lleva a la negación del orden natural y, en definitiva a la perversión de la conciencia.
También hay que decir que para la sanción de esta ley no se ha dado un debate parlamentario. Esto es muy curioso, porque en el siglo XIX, cuando se sancionó la famosa ley 1420 hubo un debate interesantísimo que desde el punto de vista filosófico es hoy día ejemplar. En esa ocasión histórica un puñado de legisladores ilustres dio testimonio a favor de la auténtica libertad de educación y de la mejor tradición nacional.
Me parece importante decir que existe una cierta contradicción entre la afirmación de los derechos de los padres a elegir para sus hijos una educación acorde con sus propias convicciones y la imposición de ciertos contenidos. Por ejemplo, lo que ya he mencionado acerca de la perspectiva de género. Existe ya una anticipación de contenidos. Se habla de la construcción de la memoria sobre nuestro pasado reciente. Uno puede sospechar, sin ser especialmente malicioso, que allí se va a tratar de enseñar una historia oficial, que desgraciadamente ya ha sido escrita.
Por otra parte: ¿Cómo podrá un padre de familia que envía a su hijo a un colegio de gestión estatal asegurar que van a educarlo de acuerdo con sus propias convicciones si por empezar se excluye la dimensión espiritual y religiosa del ser humano?.
Lo que aquí está en juego es una cuestión que podríamos llamar de filosofía de la educación, o de antropología, de concepción de la persona. O bien una postura ideológica, ante la cual corresponde poner mucha atención.
Es algo extraño que en la ley, que por definición ofrece un marco general, se estipulen contenidos básicos.
Es de esperar que en el diálogo que seguramente se seguirá para establecer los programas que integrarán la currícula de los distintos niveles, se tenga en cuenta el aporte de quienes representan, sin duda, las convicciones mayoritarias del pueblo argentino. Los padres de familia esperan que sus hijos puedan recibir una educación que sea integral de veras, sin reduccionismo alguno.

lunes, 26 de febrero de 2007

El derecho a la vida

De Gloria Grifo de Rodríguez

El preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada y proclamada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, dice en sus primeras líneas: "Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana...’’.

La Declaración reconoce entonces, la "dignidad del ser humano" y, sin escandalizar a los agnósticos, vemos que el derecho a la vida, debe ser el más elemental derecho que Naciones Unidas debe promover. Pero no es así. En las conferencias mundiales de la Cedaw, Población y Desarrollo, Conferencia de la Mujer y más recientemente, Belem do Pará, se introdujeron "nuevos derechos" que exigen a las naciones firmantes instaurarlos en sus países de origen, colocándolos por encima del derecho a la vida: son los "Derechos sexuales y reproductivos".

Si bien es saludable que exista un organismo como Naciones Unidas dedicado a lograr la sana convivencia entre los pueblos, en la que la libertad, la justicia y la paz sean el norte, esto no les da derecho a inmiscuirse en los asuntos internos de los países, actuando como un gobierno paralelo, presionando a los países para implantar un cambio en los patrones morales y culturales de estos, y lograr mas fácilmente la introducción de ideologías materialistas, donde las religiones son relegadas a su más mínima expresión. (Obsérvese el ataque reiterativo que se viene dando a la Iglesia católica) ¿Acaso no es corrupción disfrazar la mentira como verdad para lograr fines aviesos? ¿Dónde está la verdad? ¿En el materialismo disfrazado de ciencia o en la Ley natural escrita en el corazón del hombre? Por no decir, la verdad revelada por un Dios infinitamente bueno que nos creó por amor, dándonos una ley para vivir en paz y justicia.

Me llamó la atención lo que sucedió durante las reformas al Código Penal. Después que los diferentes grupos expusieron sus reservas sobre algunos artículos de la ley, los diputados se reunieron con el "facilitador" de Naciones Unidas, Luis Chisisola, quien recomendó aumentar excepciones al delito del aborto y minimizar las condenas, pues según él, no daban resultado. Felicitamos a la comisión de Gobierno, dirigida por el diputado Raúl Rodríguez, que supo escuchar la voz del pueblo.

Los "derechos sexuales y reproductivos" más que exigir el derecho a disfrutar del sexo libre y sin consecuencias, deben estar fundamentados en la responsabilidad de los que participan de un hecho tan natural como la intimidad sexual y tan estrechamente relacionado con la procreación. Como su nombre lo indica, enseñar a personas en edad apropiada la responsabilidad que conlleva la relación sexual entre un hombre y una mujer, sus consecuencias naturales, qué son los hijos y cómo prepararse para su venida en un hogar digno, cuna imprescindible de los ciudadanos del mañana, debe ser el objetivo de estos derechos.

En el año 2000, Naciones Unidas proclamó los "Objetivos del milenio"; erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñanza primaria universal; promover la igualdad entre los sexos; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna y combatir el VIH, entre otros. Lo curioso es que dichos objetivos están todos íntimamente relacionados con los "derechos sexuales y reproductivos". ¿Por qué establecer unos supuestos derechos que tienen como fin la libertad sexual sin consecuencias? ¿Saben por qué? Porque utilizan la premisa de los césares romanos: "pan y circo para el pueblo" disfrazando el verdadero motivo: controlar la población de los países en desarrollo. ¿Por qué tenemos nosotros que secundar políticas de control natal para calmar el temor de los países industrializados? ¿Por qué dejarnos llevar por esos que miran la maternidad como una peste a erradicar? ¿No está el primer mundo promoviendo familias numerosas en sus países, cuando nosotros estamos por debajo del reemplazo generacional?

Es fácil entender que los "derechos sexuales y reproductivos" son el plan B de los egipcios de nuestro tiempo, nos imponen el control natal intimidándonos con compromisos adquiridos, con la falacia de que para salir de la pobreza tenemos que esterilizar a los pobres o atiborrar de hormonas anticonceptivas a nuestras mujeres, cuando la verdad, lo que existe es un gran temor a nuestro desarrollo.

La única forma de enfrentarlos es estar bien informados, observar sus pisadas y salir a defender nuestros derechos ciudadanos, cuando nos pretendan engañar con sus paquetes de reformas legales enlatadas, que ya están dejando secuelas de insatisfacción en otros países. No escuchemos aquellas voces que dicen darnos vida, cuando su verdadero objetivo es la muerte.


La autora pertenece a la Fundación Vida y Familia.



Vi luz y entré
por Alfonso Asensio

Dónde hay claridad, verdad y esperanza, allí está Cristo. En cada ser humano hay una permanente búsqueda de Dios.



Ave María Purísima!!! ¿Cómo les va?

Son tiempos de búsqueda, de confusión, de engaños, intereses particulares y un sin fin de desvalores. Es un tiempo en dónde el mal está a flor de piel.

Pero también son tiempos de esperanzas y de lucha constante. Son tiempos de acción cristiana y comprometida.

Muchas veces, nos preguntamos cuál es nuestro deber cristiano para con el hermano y la sociedad por ende para con Dios. Y por esas capacidades de soñar a veces nos enfocamos en salvar al mundo, en pensar en grande, en abarcar muchas cosas. Pero que de todo eso hacemos bien? El que abarca mucho, poco aprieta decía un refrán.

Si bien estamos llamados a grandes conquistas, no significa que debamos resolver grandes enigmas o problemas del mundo. Creo que eso sería una especie de soberbia pretender ser como Dios.

"Quién es bueno y fiel en lo poco, es bueno y fiel en lo mucho". Estamos en una constante búsqueda. Queremos saber cuál es el papel que me corresponde en la tierra como hijo de Dios. En cierta forma, cada uno de nosotros tenemos una tarea en común y otra especial que corresponde específicamente a nuestras capacidades. Capacidades que tienen una directa relación con nuestra vocación que con anterioridad y acierto, nuestro Padre del Cielo conoce y trata de explotar en la medida que le permitamos actuar, haciendo un uso certero de nuestro libre albedrío.

<<El hombre puede hacer el bien o el mal, porque su voluntad es libre, pero también falible. Cuando decide, lo hace siempre a la luz de algún criterio, que puede ser la bondad objetiva o bien el provecho en sentido utilitarista>>
[Juan Pablo II-Memoria e Identidad-Cap VII-Pag.54
-ed. Planeta- 3ra Ed.-2005]

Pues vendría bien analizar en profundidad y con humildad con que talentos contamos por gracia Divina y a partir de allí con una sincera oración interior entender a qué estamos llamados.

Si me permiten, voy hacer uso del título de esta nota. Título que surge de una frase muy popular. Bueno, con la ayuda de Dios trataré de hacer un buen uso de la analogía y armaré un cuentito. Veamos!!!

Imaginemos una noche cualquiera, estar caminando a lo largo de una cuadra con varias casas a nuestros costados. Una más linda que la otra. Algunas tienen solo las luces exteriores encendidas, otras tienen tanto las luces interiores como las exteriores dando luz y algunas solo se destacan por sus luces interiores. Claro, es obvio que cada casa tiene la cantidad de luces, internas o externas, según el gusto y la necesidad del dueño de casa.

Bien, entre tantas casas observadas, hay una que nos llama poderosamente la atención. No es gran cosa eh? Entonces?. Miremosla bien. Es de un solo piso, techo a dos aguas con tejas sueltas y llenas de hojas, paredes herrumbradas y manchadas y un sin fin de descuidos que dan la apariencia de ser causadas por algún tipo de maltrato climático.

Ahora, si miramos bien, la entrada de la casa es muy simple. Sin adornos ni demás agregados. Pocas ventanas, de las cuales nos llama la atención la fuerte y hermosa luz que sale de ellas. A ver, ¿Nos vamos imaginando la casita? En pocas palabras una casa de porquería a simple vista no? Jajajaj!!!

Pero, seguimos obsesionados con algo en particular.¿Qué cosa? La luz que sale del interior de la casa. Como dije anteriormente, tiene un brillo especial no es como el de las demás casas. Es más si observamos bien, la luz de la entrada también tiene algo especial, pero no tanto quizás como la del interior. Bueno, impactados por esa particular casa, totalmente distinta a las otras, nos detenemos con curiosidad. Por ende esa curiosidad nos lleva hacia la entrada de la casa.

Bien, ya que estamos frente a la puerta no nos queda otra cosa que golpear no? (((TOC!!))) (((TOC!!))). En cosa de minutos de adentro abren la puerta y la luz proveniente del interior es lo primero que nos llama la atención, luego por lógica tendemos a mirar a quien abre la puerta. Una cara familiar, con una sonrisa contagiosa y sencilla propia de alguien que siente gozo. Nos invita a pasar y nos llama "hermano". Sorprendidos lo miramos y nos empieza a caer simpático. Un rostro misterioso pero especial, atractivo. ¿Voy muy rápido? Avisenme si voy rápido jajajaja!!!

Tratamos de no ser tan obvios con nuestra mirada y dirigimos la misma al resto de la casa. Descubrimos con cierto asombro pero medios confundidos que es una maravilla el ambiente en el que estamos parados. Es un interior hermoso, en el que limpieza y aroma se funden con armonía. Ahora entre nosotros ¿no? Nada que ver el interior con el frente de la casa ¡¡CHAN!!

Una vez más la curiosidad nos mata. Nos volvemos al rostro afable y le preguntamos: -¿Por qué el frente de tu casa está tan descuidado y aquí dentro es tan diferente? Sin mediar una palabra, al instante nos indica un crucifijo mediano, muy bonito colgado bien a la vista. Al rato nos contesta con voz tierna pero firme: - De a poco hermano, con paciencia. El cambio empieza de adentro para afuera. En cosa de tiempo me haré cargo de lo externo. Sin estar muy de acuerdos agregamos: -Pero tu exterior tendría que manifestar la belleza de tu interior, ¿No te parece? Nos responde con sencillez; si se fijan no hay incomodidad en su rostro ni bronca jajaja muy tranquilo nos contesta: - Sí, claro que sí. Así lo fue, pero las inclemencias climáticas fueron las que dejaron el frente de mi casa tan destruido. Recibió muchos golpes, manchas, roturas, etc... quedó muy destruida, fue una fuerte tormenta. Es normal hermano, las tormentas vienen y van, algunas más fuertes otras más suaves pero no dejan de aparecer. Hoy una, mañana otra y eso cada vez que la arregle. Nos dejo pensativos y sin darnos mucho tiempo agregó: -Pero lo que más me preocupa es que los daños no sean internos. Me interesa mantener en buenas condiciones el interior, excento de impurezas, goteras, hollín, etc... para poder dedicarme con más ahinco y tiempo al exterior por cada tormenta que venga. En el interior me resguardo y encuentro paz en la compañía de Él (nos señala una vez más el crucifijo), en el exterior recibo los golpes y tormentas y salgo cuando alguien toca a mi puerta o cuando a través de mis ventanas diviso las necesidades de mis vecinos. Por ende cuido mucho mi interior para acoger aquel que necesita de mi ayuda. Quiero darle una confortable estadía aunque sea por tan poco tiempo.

Una vez más nos deja sin palabras y masticando todo lo que nos dijo. Levantamos la cabeza, lo miramos y le decimos: - Gracias!!, me has dado una muy linda lección, debo irme. El agrega con humildad: -Hermano!!, me alegra haberte tenido por unos instantes en mi casa, cuando quieras podes volver. Las puertas de mi casa están abiertas, Él y yo estamos para lo que necesites. Vuelve no te pierdas.

Y así fue, después de un fraternal saludo nos retiramos de la casa de ese personaje tan especial. Sí, nos vamos con algo nuevo, nos vamos con el recuerdo de una luz bella y atractiva que brilla en nuestra memoria. Una luz digna de ser imitada, un interior digno de ser copiado, una persona digna de ser amada. Una casa a la que vale la pena volver cada tanto. ¡¡¡FIN!!

¿Tiene moraleja este cuentito? jajaja Bueno, si tiene. Tiene varias moralejas, veamos:

La primera para destacar es que antes de opinar de la casa de otro, primero sería interesante ver los defectos de la nuestra. Así podremos ayudar al prójimo (vecino) a que tenga un interior bien limpio y el exterior bien cuidado. O sea una muy linda casa.

El otro punto a recalcar, es con quien vivía este personaje y como lo consideraba su compañía, su amigo. Entonces que importante es hacer presente a Cristo en nuestras vidas. Que riqueza es tener a Cristo en nuestros hogares, escuelas, universidades, instituciones públicas, etc... pero más importante tenerlo en nuestro corazón.

He aquí, el meollo de la cuestión. Cristo nos llama a cada uno de forma particular, pero el llamado es común entre todos. Primero, ser luz para el que no ve. Segundo tener la humildad de ver en el otro la luz y si no está bien encendida, encenderla con amor (Caridad). Debemos hacer brillar el interior de nuestra casa (alma) y hacer que los demás también la hagan brillar. Con paciencia, con amor, con la verdad.

¿Cuantas veces, a nuestro lado tenemos personas que precisan de nuestra atención? Uff!! Entiendase por atención a... dar un buen consejo, dar confianza, tener paciencia y por lo menos dedicar tiempo a escuchar.

Dios nos pide que prendamos la luz de nuestro interior para que el que pase por nuestra vida se sienta cautivado, contagiado, llamado por Dios. Por esa misma luz que brilla en nuestro interior, y si no brilla hagamosla brillar. Seamos un hogar para Cristo y luego compartamos Este Gran Amigo con el hermano. Acojamos al prójimo en nuestro interior, hagamoslo sentir confortable, bien atendido, sin temores, sin vergüenza.

Pues no hay mucho más que decir. Este es el llamado, esto significa ser apóstoles. Esto es lo que Cristo nos pide, y esto es lo que han hecho Madre Teresa de Calculta, Juan Pablo II y demás ejemplos que nuestra Santa Madre Iglesia a dado por su Magisterio y su Fuente de Vida (Cristo).

Dios nos invita a ser portadores de la Luz y de la Esperanza.<<El espiritu del Evangelio se manifiesta sobre todo en la disponibilidad para ofrecer al prójimo una ayuda fraterna [...] Cristo no sólo indica a los hombres el camino de la vida interior, sino que Él mismo se presenta como "el camino" para ello. Es "camino" porque es el Verbo Encarnado, es el Hombre.>>
[Juan Pablo II-Memoria e Identidad-Cap XVIII-Pag.139-ed. Planeta- 3ra Ed.-2005]


Dios nos llama a convertirnos y a convertir. Y dónde debemos empezar a evangelizar es en nuestra familia(célula básica de la sociedad) luego en nuestros amigos, parientes, bienhechores e inclusive en nuestros enemigos. Auch!! Que difícil!!! Jajaja si, pero a eso estamos llamados a la Santidad en lo cotidiano.


<<
Dios ha confiado a este hombre, a su humanidad, todo el mundo visible como don y tarea a la vez; le ha asignado una misión concreta.>>
[Juan Pablo II-Memoria e Identidad-Cap XV-Pag.104-ed. Planeta- 3ra Ed.-2005]


Un abrazo fraternal en Cristo y María. ¡¡Hasta pronto!! Alfonso

Viva Cristo Rey!!!

Viva Nstra. Sra. de Guadalupe!!!


Mendoza - Argentina - 2007


martes, 20 de febrero de 2007

UNA LEY INJUSTA
JORGE LORING, S.I.

El Papa Benedicto XVI en su discurso navideño a la Curia Romana, recordando su visita a Valencia, ha recriminado al gobierno español por su apoyo a las bodas de homosexuales (La Razón del 23-XII-2006). Esto me da pie para hablar de la injusticia de esta ley española.
Creo que esta ley es desacertada e injusta.
Desacertada porque va contra el parecer de la mayoría de los españoles Según el Instituto Nacional de Estadística, las parejas homosexuales en España son diez mil (Periódico ALBA del 24-30 de junio, pg 6). Pero la gran mayoría de los españoles no aprueba esta ley.
Esto se ha visto en la manifestación de UN MILLÓN Y MEDIO de personas (como se comprueba por las fotos aéreas) y OTRO MILLÓN de firmas (LA VOZ DE CÁDIZ del 30 de junio, pg 33); y el parecer de organismos muy competentes como son el Senado, el Consejo de Estado, el Consejo General del Poder Judicial, la Academia de Jurisprudencia y a Conferencia Episcopal Española.
Y ha tenido en contra la mitad del Congreso de los Diputados, pues ha salido con sólo cuarenta votos de diferencia: 147 en contra y 187 a favor (DIARIO DE CÁDIZ del 1º de julio, pg.52).
Un margen tan pequeño para una ley tan importante demuestra que se trata de una concesión a grupos minoritarios de presión.
Los homosexuales son el 0,09% de la población. (Eulogio López. Boletín Hispanidad del 17-VI-2005 en INTERNET).
Sólo el 0,6% de los enlaces matrimoniales son de homosexuales (La Razón del 25-I-2007, pg. 27).

Pero además esta ley es injusta.
Tan injusto es tratar de modo diferente a dos cosas iguales, como tratar igual a dos cosas diferentes. No pueden tener el mismo tratamiento jurídico dos realidades diferentes.
Como ha dicho con gracia el P. Rivilla: dos tuercas o dos tornillos no sirven lo mismo que una tuerca y un tornillo.
Sin la unión de un hombre y una mujer no puede nacer un niño. La unión de dos hombres no puede dar nuevos ciudadanos al Estado.
El matrimonio, desde el principio de la humanidad hasta nuestros días, está constituido por un hombre y una mujer.
Las leyes humanas no pueden cambiar la naturaleza de las cosas.
Aunque el gobierno haga una ley permitiendo volar a los burros, no por eso a los burros les saldrán alas.
Es absurdo legislar contra la naturaleza.
Tampoco podemos cambiar a nuestro gusto el lenguaje. Como dijo con gracia Juan Manuel de la Prada, un pollo no es un conejo no tradicional que es bípedo y con plumas. El pollo es pollo y el conejo es conejo. Y el matrimonio es de un hombre y una mujer, no hay otro tipo de matrimonio no tradicional. Dos hombres o dos mujeres no son un matrimonio: son otra cosa.
No conceder a los homosexuales lo que no les pertenece no es discriminarlos.
La palabra discriminación es peyorativa.
Pero el trato diferenciado no es discriminación.
Lo mismo que no es discriminar a un enano si no se le admite en un equipo de fútbol.
Aunque el enano tenga derecho a que se le respete en todos sus derechos de ciudadano. Pero no todos servimos para todo, ni tenemos derecho a todo.
Los homosexuales tiene derecho a que se les respete como ciudadanos (Seguridad Social, jubilaciones, pensiones, etc.); pero no tienen derecho a apropiarse de lo que no les pertenece.
Como el niño que en el parque quiere apropiarse de un juguete que no es suyo.
La ampliación de derechos puede ser injusta. Por ejemplo: dar derecho a mi vecino a usar mi coche porque se ha encaprichado con él.
Negarles lo que no les pertenece no es discriminarlos. Lo que pretenden es un abuso.
Lo mismo que no es discriminar al cleptómano si se le impide robar.
El homosexual debe dominarse, lo mismo, que se debe dominar el casado que quiere acostarse con su vecina porque la encuentra más atractiva que su esposa.
Y el homosexual que se domina puede llegar a santo, que es lo más grande que se puede ser en la tierra. Y, en ese caso, la Iglesia lo pondrá en los altares.
Dar a las uniones homosexuales los mismos derechos que al matrimonio, ha dicho la Conferencia Episcopal Española, es tan funesto como dar curso legal a una moneda falsa.
Llamar intolerantes a los que no aceptan esta igualdad es como llamar intolerantes a los que no aceptan el error de que la Tierra es plana.
Si hoy los homosexuales logran su deseo, mañana los bisexuales pueden lograr que se les permitan dos matrimonios simultáneamente.
Si dos personas homosexuales tienen los mismos derechos que un matrimonio natural, ¿por qué no tienen esos mismos derechos dos hermanas que viven juntas? ¿Por qué dos lesbianas que viven juntas van a tener más derechos que dos hermanas que viven juntas pero no tienen las ventajas legales del matrimonio?
Por eso las hermanas británicas Joyce y Sybil Burden solicitaron al Tribunal Europeo de Derechos Humanos tener los mismos derechos que las lesbianas en materia sucesoria (Internet: FORUMLIBERTAS.COM (15-IX-2006).
Si la norma es «TODO VALE», ¿también la zoofilia y la antropofagia?
¿También se pueda aceptar que un hombre quiera casarse con su gata o con una gallina?
¿O que uno se coma a un amigo que ha matado, descuartizado y conservado en su frigorífico? Eso es lo que hizo el ²caníbal de Londres², Peter Bryan con sus amigos Cherry y Richard (DIARIO DE CÁDIZ del 16 de marzo del 2005, pg.
54).
Lo mismo hizo el caníbal de Rotemburgo, Arvin Meiwes, que descuartizó y se comió a su amigo Bernd (Diario LA RAZÓN, 15 de Enero del 2006, pg. 65).
Y otro disparate es dejarles adoptar niños.
Esos niños quedarán traumatizados cuando vean que todos sus amigos tienen padre y madre, pero ellos son unos raros.
Los psicólogos hablan de los daños que sufrirán esos niños.
Además las estadísticas hablan de que las parejas homosexuales son muy inestables. Con facilidad cambian de pareja.
La inestabilidad existente en las parejas homosexuales, tiene un porcentaje bastante mayor que el de las parejas heterosexuales.
Según el profesor Van den Aardweg, doctor en psicología en Ámsterdam, y notorio especialista de nivel internacional en terapia de la homosexualidad, ³Una investigación alemana señala que el 60% de esas relaciones duran un año, y sólo el 7% superan los cinco años². (INTERNET:
http://www.conoze.com/doc.php?doc=14259)
.
¿Cuántos padres y madres van a tener esos niños?
<http://www.conoze.com/doc.php?doc=14259)>

Los homosexuales de Holanda han logrado que sea legal la pederastia con niños de 12 años. (INTERNET:
http://www2.blogger.com/www.conoze.com/doc.php?doc=1199 <http://www.conoze.com/doc.php?doc=1199>
Según la Dra. Judith A. Reisman, profesora de investigación de la American University, en el estudio científico Crafting Gay Children, afirma que los pederastas heterosexuales son el 9% mientras que los pederastas homosexuales llegan al 60%, según Psychiatric Journal, University of Ottawa, J. W. Bradford et al., 1988. (INTERNET: Boletín HISPANIDAD, 3-VI-2005) ¡Pobres niños!
La adopción debe buscar el bien de los niños, no los deseos de los adoptantes.
Así lo manda la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DEL NIÑO.
JORGE LORING, S.I.
D.N.I.: 23.385.067
Web: http://www2.blogger.com/www.arconet.es/loring
@: jorgeloring@telefonica.net
EL MILAGRO DE AMILLIA

http://www.infobae.com/notas/nota.php?Idx=302585&IdxSeccion=100


Es la beba que pasó menos tiempo en el vientre de su madre. Los médicos que la atendieron no pueden creer su evolución. Nació el 24 de octubre y hoy podrá volver a su casa con sus padres.

Una beba prematura que según los médicos pasó menos tiempo en el seno materno que cualquier otro niño sobreviviente recibirá el alta del hospital el martes. Amillia Sonja Taylor medía apenas 24,13 centímetros y pesaba 284 gramos al nacer, el 24 de octubre. Su madre la dio a luz en la semana 22 del embarazo, cuando uno normal llega a término entre las 37 y 40 semanas. Los neonatólogos que la atendieron dicen que Amillia es, que se sepa, el primer bebé que sobrevive tras una gestación de menos de 23 semanas. "No éramos muy optimistas", dijo el doctor William Smalling el lunes. "Pero ella demostró que estábamos equivocados". La beba ha padecido problemas respiratorios, una leve hemorragia cerebral y problemas digestivos, pero ninguno de estos le crearán problemas a largo plazo, dijeron sus médicos. "Desde luego, el cerebro es lo más importante", dijo el doctor Paul Fassbach, que atiende a Amillia desde su segundo día. "Pero su pronóstico es excelente". Amillia está en incubadora desde su nacimiento y recibe oxígeno. Seguirá recibiéndolo en pequeñas cantidades y estará conectada a un monitor de respiración cuando salga del Hospital Bautista de Niños. Amillia es la primera hija de Eddie y Sonja Taylor. Fue concebida in vitro y el parto fue mediante cesárea. "Es un bebé con premio", dijo Fassbach. "Un milagro", acotó Smalling.

domingo, 18 de febrero de 2007

Obispo exhorta a portugueses a seguir defendiendo la vida

LISBOA, 16 Feb. 07 / 04:47 am (
ACI).- Tras el referéndum del domingo pasado sobre la despenalización del aborto que no tuvo efecto vinculante por el gran porcentaje de abstencionismo, el Obispo Émerito de Leiria-Fátima, Mons. Serafim Ferreira e Silva, exhortó a continuar luchando por la defensa de la vida porque "no hay perdedores ni vencedores, ni acabó la lucha".
Durante la
Misa oficiada en conmemoración del 2° aniversario de la muerte de Sor Lucía, la última superviviente de los pastores de Fátima, el Prelado indicó que "después de la consulta comprendemos, somos tolerantes, pero queremos pelear en favor de la vida".
Asimismo, aplaudió el gran papel de todas aquellas personas que hicieron campaña por el no en el referéndum en todo el país.
Proyecto Esperanza da cristiana sepultura a bebé abortado en Chile

SANTIAGO, 16 Feb. 07 / 06:19 am (
ACI).- Al encontrar un niño abortado flotando en las aguas de un río en Coyhaique, la Corporación Proyecto Esperanza, dedicada a prevenir el aborto en mujeres y restablecer a las que padecen el síndrome post-aborto, realizó en diciembre pasado los trámites necesarios para darle cristiana sepultura.
Una representante de la asociación pro-
vida recibió al no nato el 24 de enero y ese mismo día logró su inscripción en el Registro Civil, para en una ceremonia sepultarlo en un lugar del cementerio proporcionado por la municipalidad local.
En todos los tramites colaboraron también varios abogados pertenecientes a asociaciones
pro-vida.
Un caso similar ocurrió el mimo 24 en Valparaíso. La asociación de jóvenes Gente Nueva de esa ciudad están procediendo a hacer los trámites necesarios para dar sepultura digna a este niño que fue igualmente encontrado flotando en aguas servidas.
El proyecto esperanza "es un acompañamiento realizado por laicos, profesionales, que tiene como finalidad facilitar un proceso de aceptación,
reconciliación y de encuentro con el hijo, a la persona que sufre el síndrome post-aborto, con una actitud de acogida, comprensión y confidencialidad", explican en su sitio web.
Para más información sobre este proyecto puede ingresar a:
http://www.proyectoesperanza.cl http://www.redprovida.com y a http://www.pro-vida.cl